Diario El Litoral - Año 1945

El 5 de septiembre de 1945, en el Diario EL LITORAL de Santa Fe, escribía el Periodista "DAMOCLES" lo siguiente:

CON O SIN EL RECONOCIMIENTO DE LA CONFEDERACION ARGENTINA DE DEPORTES, EL TENIS CRIOLLO SE PRACTICARÁ PRONTO EN TODO EL PAIS

Fue la expresión fiel de una necesidad social. Lo crearon los pobres, los que amaban el deporte, querían gozar de sus beneficios, y no contaban con los medios para ser socios de una institución en la que se practican juegos aristocráticos, por que para ingresar a estos se necesita, primero tener para afrontar con los gastos de una cuota mensual, que está por encima de esos presupuestos en los que se anotan hasta los gastos del tranvía.

Pero eso no es lo principal, a los pesos de la cuota hay que sumar muchos otros para la adquisición y conservación de las raquetas y sus respectivos "encordados", el traje blanco impecable y esos etcéteras que equivalen a muchos...

El origen modesto del Tenis Criollo fue un claro anticipo de su grandeza. No hace mucho conocimos una fotografía en la que, sostenida por dos barriles, si mal no recordamos, se veían dos palos mal añadidos en el medio. Era la "red" de la primera cancha de tenis criollo. Estas canchas rústicas fueron trasladadas por el Riacho Santa Fe hasta las tribus que, formadas por los muchachos desmonetizados e ingeniosos, poblaron la Isla Aicardi.

Para el recuerdo de muchos: Tomás Belén, Rufino Ramírez, Antonio Marco (que además jugó al fútbol en Unión) y el querido “Negro” Luis Vítola.

Allí se hicieron los primeros experimentos, y al cabo de ellos, se tuvo la convicción de que podía mostrarse a todos este deporte de exclusiva invención "regatera" y santafesina. Entre tunales y espinillos, tuvo su bautismo el tenis criollo. Luego se lo fue civilizando; vinieron las canchas de ladrillos y mosaicos, las paletas bien terminadas y de tantos gramos que reemplazaron a los "garrotes" primitivos; la red verdadera reemplazó a los palos, y los tunales y espinillos cedieron lugar a muchos aficionados que empezaban a entusiasmarse con el juego. Lo demás es historia contemporánea....

Como es del conocimiento público, el tenis criollo fue adquiriendo popularidad y hubo necesidad de organizarlo. Alrededor de 20 clubes en los que se lo practicaba intensamente, formaron la Asociación Santafesina de Tenis Criollo, que luego por la voluntad de sus integrantes, cambió el nombre por el de Federación Argentina de Tenis Criollo.

Nadie que siga de cerca este deporte ignorará la extraordinaria difusión que alcanzó, no solamente en nuestra ciudad y pueblos circunvecinos, sino en pueblos importantes y ciudades de otras provincias y territorios, tales como Entre Ríos, Chaco, Mendoza, San Juan y Buenos Aires. Muchas veces hemos servido de intermediarios entre clubes de distantes puntos del país y el organismo local para el envío de reglamentos de tenis criollo y solamente por falta de recursos no se han mandado jugadores, que ya han sido solicitados, para que en otros puntos puedan asimilar el grado de progreso que este deporte ha alcanzado en Santa Fe.

Ahora bien, el organismo directivo del tenis criollo, pidió el reconocimiento oficial de la Confederación Argentina de Deportes. Este organismo solicitó un informe sobre este juego a la Asociación Argentina de Lawn Tenis, y como tal informe señalara al tenis criollo como plagio del Inglés, la Confederación no concedió el citado reconocimiento.

La Federación local ha insistido en tal reconocimiento señalando que no existe tal plagio. Para ello ha abundado en consideraciones muy acertadas pero la Confederación se ha mantenido en su negativa, limitándose a enviar como argumento decisivo, el informe de la Asociación Argentina de Lawn Tenis.

"La Federación Santafesina de Tenis Criollo, de reciente creación –(fue a raíz del primer pedido realizado)- es la entidad local que rige ese deporte en la provincia de Santa Fe, sin que este haya conseguido difundirse en el resto del país, y siendo totalmente desconocido como deporte internacional".

"Se le ha bautizado con el nombre de "Tenis Criollo" en razón de su estrecha similitud con el clásico Lawn Tenis, siendo su practica mucho mas económica que este. Se lo practica igual que este en canchas abiertas de parecida construcción, aunque de dimensiones algo mas reducidas. El juego en sí, o, mejor dicho la forma de jugarlo, es casi igual a la del lawn tenis, diferenciándose únicamente en que aquel se juega con una paleta de madera de forma variable, en vez de raqueta con cuerdas. El sistema de juego es el mismo, aún cuando el modo de contar los tantos difiere algo"

Luego de otras consideraciones, agrega: "Si se ha de considerar al tenis criollo como un plagio del lawn tenis, como indiscutiblemente lo es..." y menciona el artículo que dice que: "La Confederación reconocerá en calidad de afiliada a una sola entidad como directriz y representante de cada deporte."

Por falta de espacio contestaremos brevemente a estas apreciaciones. Es inexacto en principio que este juego no se haya difundido en el resto del país, y aunque así fuera, ello no puede esgrimirse en contra del reconocimiento, y mucho menos por que es desconocido internacionalmente, por que el criterio es inadmisible por que significaría echar al canasto todo lo nuestro para adoptar lo extranjero.

Reconocemos que los que crearon el tenis criollo se inspiraron en el inglés, pero el juego difiere fundamentalmente entre uno y otro deporte. El argumento de las canchas no puede ni considerarse, por que habría que sospechar entonces de todos los deportes que se practican en canchas, unas mas chicas, otras mas grandes, y entonces no serían plagio el casín y el truco...

Creemos que no existe tal plagio y que si los miembros de la Comisión Directiva de la Asociación Argentina y los de la Confederación, lo vieran practicar, compartiría nuestro criterio.

Pero no es casualmente en este aspecto donde más puede defenderse la verdadera autenticidad del tenis criollo como deporte. Es en lo social.

Nuestro colega Angel D. Bonomo, en un comentario reciente, saliendo con justicia en defensa de un deporte que él impulsó también con entusiasmo desde el principio, decía con su vehemencia y firmeza que tanto lo han prestigiado: "La diferencia que va de un deporte al otro es, por tanto, diferencia de destinos, y en ese sentido el tenis criollo no tiene nada de común con el lawn tenis".

Y con las mismas palabras de este colega diremos que, en verdad, una razón de fondo separa a ambos deportes. Una razón clasista a la que no podrá oponerse sin riesgo para su mismo prestigio y estabilidad la Confederación Argentina de Deportes, que tendrá que ser sensible a las necesidades de la hora actual. El tenis criollo ya tiene carta de ciudadanía Argentina. Es inútil que la Confederación le cierre sus puertas. Con o sin la Confederación, el tenis criollo se desparramará generoso en todo el vasto territorio del país, por que su semilla es de entusiasmo, de honestidad y de progreso. Nadie puede torcer el rumbo de la historia.....

Mejor Jugador de la Historia

Quién es el mejor jugador de la Historia?

Imagenes

dsc01254.jpg

Noticias

Despedida 2014

Despedida y Sorteo 2014 13/12/2014 Es la fiesta ...

Novedades en Nelson

Invitación a Club Boca de NELSON Confiando en la ...

Becas 2014

El gobierno provincial otorgó becas a 44 ...

Tenis Internacional

Mejor Jugadora de la Historia

Quién es la mejor jugadora de la Historia?

Marìa Ayala - 2%
Mónica Ramello - 12.1%
Silvana Antipas - 3%
Lula Machi - 20.1%
Cecilia Morello - 17.6%
Cristina Espinoza - 20.6%
Ema Albano - 11.1%
Fernanda Dogliani - 3%
Sol Carrasco - 5.5%

Votos totales: 199
La votacion ya ha finalizado en: Mayo 17, 2018
Scroll to top